Get Adobe Flash player

lineav

Cifras y Hechos

 

Preparado por:

Ing. Shendry Rosero V.   Ms. TIC

Coordinador Científico  INCYT-UPSE

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Hasta hace menos de una década atrás, ver una torre celular era un espectáculo de cómo medir el desarrollo de las comunicaciones, lejano se entendía en aquel entonces la población desmesurada de mencionadas estructuras en pro de la tan famosa y ahora olvidada cobertura, hoy en día es interesante poder observar según datos del INEC sobre Tecnologías de Información y Comunicación que si se habla de Internet y su uso, el 32.6% de la población lo utiliza para comunicación, 31,1 % para información, 3,4% para trabajo y 29,1% para educación, ¿dónde se lo utiliza? 28,5 % en centros de acceso público, 38.3% en el hogar, 9,7% en el trabajo y 22,0% en instituciones educativas, ¿con qué frecuencia? 54,4% lo usa al menos una vez al día, 39,5% al menos una vez a la semana, 0,2% menos de una vez al mes, 5,7% al menos una vez al mes. Igualmente merece mención el crecimiento de uso del celular, considerando para ello los años 2008 con 69,9%, 2009 con 73,5%, 2010 con 75,5% y el 2011 con 78,8% de la población que usa telefonía celular; cifras que muestran que en conjunto “justifican la presencia de las estructuras metálicas para el transporte de información.

Bajo este contexto es recomendable observar qué tanto la radiación no ionizante afecta la salud de los habitantes de ciudades que se encuentran repletas de antenas para la comunicación eso sin mencionar la popularidad de la telefonía celular en los actuales momentos, para ello basta con poner un ejemplo, una onda electromagnética se caracteriza por comportarse de forma distinta en función de su frecuencia, a menores frecuencias las ondas viajan en todas direcciones y no tienen problemas con los sólidos, a medida que la onda sube en frecuencia, se observa una disminución inversamente proporcional de su longitud de onda, lo que incide de nuevo en su comportamiento, es decir con ello este tipo de ondas comienzan a trasladarse en ases direccionales, tanto así que en el orden de las altas frecuencias se tiene las llamadas microondas, la particularidad de estas ondas es que tienen mucho problema en atravesar los sólidos, comportándose literalmente con una onda de luz más que una onda electromagnética, en el caso de tejidos blandos como tejido animal o componentes vegetales, la absorción que se da una onda de alta frecuencia genera un choque de moléculas que por dicha acción desprenden calor, este por supuesto es uno de los principios de funcionamiento aplicado a los hornos microondas cuya frecuencia operativa es del orden de los 2400Mhz como lo podría mostrar cualquier etiqueta ubicada en la parte posterior de un horno, quizás entonces le parezca interesante las cifras mencionadas al inicio, puesto que tal rango de frecuencia es ocupado por algunos de los aparatos que hoy en día se usan para la comunicación.

 

 
Contenido de la revista

Examinar